Cuando uno de los maxilares no crece apropiadamente se experimentan dificultades funcionales y probablemente Psicológicas. Desde el punto de vista funcional, la anormalidad puede interferir con funciones básicas como la fonación, masticación y respiración. Habrá  dificultad para tragar, respiración bucal y dolor del maxilar inferior. Las dificultades psicológicas que acompañan eventualmente a estos problemas también son importantes.

Algunas de estas anormalidades solo pueden relacionarse con dientes desalineados en cuyo caso se podrán corregir sólo con tratamiento de Ortodoncia.  Problemas más serios requerirán tratamiento quirúrgico para mover los maxilares independientemente como única cirugía o se moverán ambos en un mismo procedimiento. Estos procedimientos se denominan la CIRUGÍA ORTOGNÁTICA, la cual es efectuada luego de un estudio minucioso y un análisis conjunto entre el cirujano Maxilofacial y el Ortodoncista. Esta cirugía es efectuada en hospital, bajo anestesia general y a menudo es de tipo ambulatoria.