Los implantes faciales se usan para mejorar el contorno facial. Frecuentemente estos implantes ayudan a dar un balance armonioso a sus rasgos faciales de forma que se sienta mejor con su aspecto. Hay muchos implantes disponibles, confeccionados con una amplia variedad de materiales. Estos implantes pueden enderezar la línea de la mandíbula, adelantar un mentón o los pómulos, contribuyendo a balancear el resto de la cara.

¿Que se puede esperar de un implante facial?

Los implantes faciales pueden mejorar su apariencia y autoestima. Si esta buscando una mejoría, no la perfección, de su aspecto y es realista en sus expectativas, un implante facial puede ser la elección adecuada.  Los implantes se utilizan para obtener un mejor balance de los rasgos de un paciente joven. Por ejemplo una adolescente puede necesitar remodelar su nariz y adelantar un poco el mentón para que sus rasgos sean más proporcionados. Los pacientes más maduros generalmente utilizan los implantes en conjunción con otros tratamientos. Por ejemplo, durante un lifting facial los implantes colocados sobre los pómulos contribuyen a una apariencia más juvenil. También los implantes pueden utilizarse para mejorar caras que parecen tristes o cansadas.