Cuando los huesos de la cara están fracturados es invalorable la experiencia y capacidad del Cirujano oral y Maxilofacial.

La atención se basa en una meticulosa reducción de las fracturas colocando placas de metal (Titanio) que se fijan al hueso con tornillos también en Titanio para permitir una adecuada cicatrización ósea en el sitio de la fractura. Su experiencia además le permitirá tratar cortadas y/o laceraciones en cualquier parte del rostro logrando un resultado cosmético adecuado.